Acerca de la Fiebre en Niños

Se conoce como fiebre al aumento de la temperatura corporal por encima de la cifra máxima normal. Por lo general la fiebre es la respuesta normal del cuerpo ante una infección.

El rango de temperatura “normal” no se encuentra del todo definido, es decir, de acuerdo de la fuente consultada se nos refieren rangos distintos. La Academia Americana de Pediatría refiere un rango “normal” de 36.1 grados centígrados (ºC) a 37.8°C  (aunque considera que en casos poco frecuentes la temperatura puede estar entre 35.3°C o tan alta como 38.3°C); en cambio algunas publicaciones de la Academia Mexicana de Pediatría refieren la temperatura máxima normal en 37.5ºC.


¿Cómo se debe medir la temperatura en niños?

La mayoría de nosotros podemos estimar la fiebre por lo caliente que se sienta la piel en la frente o el cuerpo de nuestros hijos, pero este es un método poco preciso que si bien es muy práctico, puede subestimar o sobreestimar la intensidad de la fiebre.
   




Existen múltiples tipos de termómetros y su uso varía de acuerdo a la edad. Están los termómetros de mercurio y los termómetros digitales que se pueden utilizar por vía rectal (antes de los tres meses de edad), axilar u oral (por boca); los termómetros de tira o banda que se colocan en la frente y cambian de color de acuerdo a la temperatura; y los termómetros electrónicos de oído.

Los termómetros de mercurio ya se están desaconsejando para disminuir el riesgo de exposición accidental a este tóxico, y los termómetros de tira o banda son los menos precisos. Los termómetros digitales por lo general son buena opción siempre y cuando el niño o bebé permanezca quieto durante el tiempo requerido; y el termómetro de oído u ótico es muy preciso, da lecturas en pocos segundos y por lo general provoca poco rechazo.


¿Qué debo hacer si mi hijo tiene fiebre?

Además de la cifra de temperatura registrada, también es importante el estado general del niño.  Algunos factores externos del medio ambiente, el esfuerzo físico, el llanto y hasta el consumo de algunos alimentos pueden incrementar moderadamente la temperatura.  

Si tu hijo presenta temperatura superior a 37.5ºC, lo mejor es llevarlo a casa o a un lugar cerrado, en un ambiente fresco (no frío), evitar los ventiladores, desnudarlo y dejarlo un rato tranquilo sobre el cambiador u cama. Si la elevación de su temperatura persiste o aumenta puedes bañarlo con agua tibia, o pasarle una esponja o paño humedecido en agua templada (no fría) para dispersar el calor de su cuerpo si esto le está causando malestar.

En caso de que la temperatura no disminuya, o si aumenta a más de 38ºC debes acudir al pediatra en busca de la causa de la fiebre ya que como se mencionó al inicio la fiebre en sí no es una enfermedad, sino una respuesta del organismo a “algo” que en la mayoría de las ocasiones puede ser una infección.

 
Ahora bién ¿Se debe tratar siempre la fiebre? 

Dado que la fiebre forma parte de la defensa corporal contra bacterias y virus, algunos investigadores han sugerido que el cuerpo podría atacar las infecciones con mayor eficacia si la temperatura fuera elevada. Las bacterias y los virus prefieren una temperatura corporal de 98.6 grados F o 37 grados C. La fiebre también le dice al cuerpo que produzca más células blancas y anticuerpos para luchar contra la infección.

Por otro lado, si la temperatura de tu niño es demasiado alta, estará demasiado incómodo como para comer, beber, o dormir, lo cual hará más difícil su recuperación. 

La respuesta es que no es necesario tratar la fiebre sino el malestar que pueda producir. Es decir, tratar al niño y no al termómetro. Si tiene buen aspecto, juega y no parece afectado, serán innecesarios los medicamentos analgésicos-antitérmicos aunque tenga fiebre, ya que tratándola no le curamos de nada. 

Si el niño está incómodo y la temperatura es elevada (o no) puede entonces administrarse algún medicamento antipirético-analgésico. Los más empleados son el paracetamol y el ibuprofeno (este último en mayores de seis meses de edad). 

Los medicamentos analgésicos-antitérmicos solo bajan la temperatura corporal cuando esta se encuentra elevada y como promedio la disminuyen alrededor de un grado, al cabo de una hora de su administración. 


¿Cuando debo buscar atención de inmediato?

Si tu bebé tiene menos de 3 meses de edad y tiene una temperatura de 38° C o más alta, llama al doctor inmediatamente. A un bebé tan pequeño hay que examinarlo para descartar una infección o una enfermedad graves. 


¿Cuando Debo Consultar al Pediatra?

La Asociación Española de Pediatría recomienda consultar al pediatra si:

  1. La fiebre dura más de 48-72 horas.
  2. Si tiene de 3 a 6 meses y su temperatura supera los 39 ºC o si tiene 40 ºC con cualquier edad.
  3. El niño está muy irritable o adormilado.
  4. El niño tiene mal aspecto general o dificultad para respirar.
  5. Si le aparece una erupción en la piel.
  6. Si el niño tiene menos de 3 meses de edad, en cualquier caso, deber ser valorado por un profesional sanitario.

Finalmente, nadie conoce a tu bebé mejor que tú. Si crees que está enfermo y estás preocupad@, llama al pediatra, sea cual sea su temperatura.


Por útlimo...

Comparto este documento de la AEAPap , el "decálogo de la fiebre" de gran utilidad para padres y médicos.

Puedes verlo comentado en este reciente post.




-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Otras Fuentes de Apoyo: 

-  Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria Al cuidado de la infancia y la adolescencia. http://aepap.org/

- Baby Center: http://espanol.babycenter.com/

- Decálogo de la fiebre en: https://www.aepap.org/biblioteca/ayuda-en-la-consulta/decalogo-de-la-fiebre