Cuidados del Recién Nacido

Miguel Maza López
Pediatra



¡Hola! ¡¡Felicidades por la llegada de su bebé!!  ¡Tras una larga espera por fin está con ustedes!

Como pediatra es un privilegio acompañar a los padres en el descubrimiento de su bebé, en su crecimiento, desarrollo y atención a la salud de este nuevo miembro de su familia que gracias a su atención, cuidados y sobre todo a su amor, crecerá sano y fuerte y llenará su vida de más felicidad. 


Comparto con ustedes las siguientes recomendaciones iniciales para los cuidados de su bebé las cuales se irán ampliando de acuerdo a su edad en cada visita de control de crecimiento y desarrollo con su pediatra. 

Les sugiero que las lean juntos las recomendaciones cuando su bebé descanse o se los permita :D


-      El mejor y único alimento que necesita tu bebé  hasta los seis meses es la leche materna. La leche materna será un regalo para toda la vida de tu hijo ya que impactará su salud en el largo y corto plazo (menos infecciones respiratorias, intestinales y alergias; además de casi nulos problemas de reflujo, estreñimiento, cólico o dispepsia)  o en su defecto la fórmula de inicio o la que indique su pediatra si tiene alguna indicación específica y después de los seis meses continuar la leche materna mínimo hasta los dos años o más junto con otros alimentos.

-      No se recomienda la administración de infusiones (tés), agua o algún otro alimento antes de los 6 meses.

-       Alimenta a tu bebé con leche materna a libre demanda, esto es, con la duración y tan frecuente como te lo pida (al menos cada tres horas en un recién nacido) dejando que te vacíe el pecho completamente y luego cambiándolo al otro lado si continúa con hambre. No te preocupes por el reloj o por cuanto tiempo dure la tetada, es falso que deba comer 10 minutos de cada pecho.

-       Recuerda sacar el aire gentilmente al darle de comer entre un pecho y otro, y al final de las tomas.

-       El uso de fajeros no se recomienda ya que puede causar dolor abdominal o vómito al final de las tomas.

-       Antes de la caída del muñón umbilical (cordón) puedes bañar a tu bebé por partes con esponja y agua tibia y ya una vez que haya caído el cordón en tina. No se necesita aplicar alcohol o pomadas en el muñón.

-       Procura usar un jabón para bebé suave con pH balanceado (por ejemplo Dove Baby®  o Mustela®).

-       El agua para el baño debe encontrarse a temperatura tibia (entre 34 y 36 ºC) y la duración debe ser breve, alrededor de 5 a 10 minutos. No se recomienda el uso de esponjas, fibras o zacates.

-       La ropa del bebé se debe lavar con un jabón de pasta suave (por ejemplo ZOTE®), enjuagar perfectamente y no utilizar suavizantes en la ropa; así como tampoco esencias o perfumes en la ropa o la piel.

-       No se recomienda el uso de talco o polvos para disminuir el riesgo de que el bebé lo aspire.


-       Al nacimiento se aplican las vacunas BCG y Hepatitis B. De acuerdo al esquema de vacunación habitual o el acelerado, sus próximas vacunas se colocarán a los 2 meses o a las 6 semanas.

-       Del segundo al quinto día de vida se deberá realizar el tamiz neonatal ampliado a tu bebé.
  
-       Lo más pronto posible tras el nacimiento se debe realizar el tamiz auditivo.

-       Las visitas de control decrecimiento y desarrollo serán entre los 3 y 7 días de vida, a las 2 semanas, al mes, a los dos meses de edad. Posteriormente cada dos meses hasta los seis y después cada tres meses hasta los dos años. A partir de los dos años cada seis meses y a partir de los cinco años una vez al año.

-       La posición más segura para acostar a tu bebé es boca arriba, sin almohadas, ni colchones, ni muy cubierto para disminuir el riesgo del síndrome de muerte súbita del lactante (vista nuestra sección de sueño seguro).

-       Si compartes la cama con tu bebé (colecho)  debes seguir  medidas de seguridad específicas para evitar accidentes.

-    Acude a tu pediatra en caso de presentar fiebre, diarrea, vómito, disminución de la ingesta o algo que no te parezca normal. Si tienes alguna duda llama sin pena y con toda confianza a tu pediatra. Está para servirte y orientarte principalmente como nuevo papá o mamá.


 Datos de Alarma

-     Son aquellos signos que nos indican que la vida de un bebé puede estar en peligro.

-     En caso de presentar alguno, debes buscar atención de inmediato en un servicio de urgencias (Hospital).   ¡No se debe perder tiempo ni esperar a que mejore solo!


o    Dificultad para respirar, respira muy rápido, se le sume entre el pecho y las costillas o le escuchas un silbido o quejido constante al respirar.
o    Se pone frío (menos de 36 grados C) o morado.
o    No puede alimentarse.
o    Sangre abundante en las evacuaciones.
o    Vómitos a repetición o de color verde, negruzco o con sangre.
o    Convulsiona o se nota aletargado o desmayado, no reacciona a estímulos.




Por último....

Disfruten con todo su corazón esta nueva etapa, llena de retos, sorpresas, momentos de duda, altibajos  adaptación pero sobre todo de amor.


      ¡Una vez más felicidades nuevos papás! Nos vemos pronto en sus citas de control de crecimiento y desarrollo.